10 tips para ahorrar energía en invierno

Todos queremos ser más ecológicos, pero a medida que los días se hacen más fríos, es más fácil usar más energía (y dinero) de lo que creemos. En Linio buscamos algunas buenas prácticas que se pueden implementar para ahorrar energía este invierno.

ahorrar energia en invierno con estos tips

Imagen recuperada de “www.caba.org.uk”

Tips para ahorrar energía en invierno

Cerrar las filtraciones

Los huecos en las puertas, ventanas y pisos pueden permitir la entrada de aire frío y el caliente. Así que intentá instalar selladores en tus puertas y ventanas. Podés utilizar tiras aislantes, rebordes de madera o incluso rollos de papel de diario. Las mantas enrolladas también son una buena opción para las aberturas bajo tus puertas.

Los pisos con huecos y grietas también son responsables de la pérdida de calor, así que revisá tus pisos con cuidado y considerá sellar los huecos con un sellador a base de silicona. Los diarios enrollados pueden usarse aquí también si se tiene un presupuesto limitado, y se puede sacar cuando llegue la primavera. Es trabajoso pero ayuda mucho a ahorrar energía.

Aprovechá la luz solar

Es una buena idea cerrar tus cortinas, persianas o contraventanas tan pronto como se ponga el sol, pero tenelas abiertas durante el día, ya que el sol que entra por tus ventanas ayudará a que la habitación se mantenga caliente al menos durante el día.

Evitá dejar los aparatos en Standby

Intentá no dejar dispositivos eléctricos como televisores, decodificadores, Consolas, cargadores de teléfonos móviles y otros aparatos en Standby. Si están en modo de espera, todavía están encendidos, lo que significa que están desperdiciando energía. En lugar de dejarlos en Standby, apagalos completamente (es posible que tenga que desconectarlos) y de esas sencilla manera logras ahorrar energía.

Aislá tu casa

Se pueden hacer importantes ahorros de energía si su casa está bien aislada. Por ejemplo, los expertos creen que alrededor de una cuarta parte del calor de las casas sale directamente de un techo que no tiene el aislamiento adecuado. Podes aislar tu techo, tus paredes con cavidades e incluso paredes sólidas, y también se puede colocar aislamiento debajo de las tablas del piso, todo lo cual puede llevar a facturas de energía más bajas, así como a un ambiente más cálido en el hogar.

Aislá tu fuente de agua caliente

Dependiendo del tipo de sistema de agua caliente que tenga en casa, es posible que también debas aislar tu tanque y tuberías, ya que esto podría ayudar a mantener el agua más caliente durante más tiempo. Una cubierta protectora para tu tanque de agua caliente debería pagarse solo en un año, además, se pueden conseguir tubos de espuma relativamente económicos que cubren las tuberías entre tu tanque de agua caliente y la caldera.

Bajá la temperatura de la calefacción

Reducir la temperatura de la calefacción en solo 1 ° C podría reducir sus facturas hasta en un 10%. De acuerdo con el NHS, si tiene menos de 65 años, está saludable y activo, podés hacer que tu hogar sea más fresco que 18ºC, si te sentís cómodo. Pero si no se tiene mucha movilidad, o tenés 65 años o más o una afección de salud como una enfermedad cardíaca o pulmonar, calientá tu casa a un mínimo de 20ºC.

También es conveniente bajar el termostato del termotanque de agua caliente, ya que ahorrarás agua y electricidad, ya que no necesitarás tanta agua para que la temperatura de su baño o ducha sea agradable y cálida.

Cambiá a lámparas LED de bajo consumo

Reemplazar todas las lamparitas por focos de LED de bajo consumo puede ser una inversión, pero estas nuevas bombillas duran mucho más tiempo que las que comunes. Muchas tienen una vida útil de hasta 50,000 horas, lo que significa que si los usas 12 horas al día, durarían más de 11 años. Las bombillas LED también usan mucha menos electricidad que otras.

El LED sigue siendo una tecnología de iluminación relativamente nueva, pero el precio de comprar bombillas se ha reducido drásticamente en los últimos años y es probable que siga bajando. ¡Podes conseguirlos en Linio!

También tratá de adquirir el hábito de apagar las luces cuando no las estés usando. De acuerdo con el Energy Saving Trust, apagar una luz por unos pocos segundos ahorra más energía de la que se necesita para que la luz vuelva a encenderse, sin importar el tipo de bombilla que se esté usando.

Lavá tu ropa a 30 ° C

A menos que tengas una razón específica para hacerlo, por lo general no es necesario lavar tu ropa a una temperatura alta, ya que la mayoría de los detergentes para ropa están diseñados para funcionar de manera efectiva a 30 ºC o incluso menos.

El uso de un secarropas puede ser una necesidad durante los meses de invierno, ya que ventilar la ropa al aire libre no es eficaz cuando hace frío. Pero tratá de ahorrar tiempo de secado escurriendo la ropa completamente antes de ponerla en el secarropas.

Asegurarte de que tu lavarropas esté completamente cargado cada vez que lo uses puede ayudar a ahorrar electricidad y agua. También podés aplicar el mismo principio al secarropas y al lavavajillas.

Abrí la puerta del horno

Una vez que hayas terminado de cocinar, abrí la puerta del horno y permití que el exceso de calor caliente tu hogar en lugar de solo desperdiciar el calor permitiendo que el extractor lo levante y lo saque al exterior. Es una manera muy efectiva de calentar espacios cercanos a la cocina y ahorrar tanto gas como elecctricidad. Recomendamos hacerlo en caso de que no cocines comidas muy aromáticas.

Evitá que el calor suba

Aquellos que tienen la suerte de tener techos altos encantadores, pueden notar que mantener la casa caliente es difícil; intentá colocar un estante sobre la estufa o radiador para atrapar el calor en el centro de la habitación. De esa manera primero se calefacciona el centro del ambiente en lugar de ir directo hacia el techo.

Tal vez te interese: Recetas fáciles para cocinar este invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *