Leche vegana: tres opciones saludables para el organismo

La leche vegana es una bebida que se elabora a partir de un fruto seco, por lo que se ha vuelto muy popular debido a todos sus aportes nutritivos y por ser una alternativa para aquellas personas que no toleran los productos con lactosa; además, algunos estudios establecen que el cuerpo no llega a absorber todos los nutrientes que tienen los lácteos, por esta razón, las alternativas vegetales son más saludables.

Pero, ¿realizarlas es muy difícil? La respuesta es no. Algunas personas prefieren adquirirlas en un supermercado, pero elaborarlas en casa es muy sencillo, pues casi siempre se realizan usando solo dos ingredientes y una licuadora.

Un vaso de leche vegana

Imagen recuperada de “www.soy-de.com”

Beneficios de tomar un vaso de leche vegana

Uno de los principales beneficios de la leche vegana es que es mucho más fácil de digerir, y dependiendo del cereal del que provenga, tendrá propiedades nutricionales distintas. No obstante, la gran mayoría de las opciones de esta bebida ayudan a disminuir el nivel de grasa en el cuerpo debido a su bajo contenido calórico. Por eso, son muy usadas al momento de realizar cualquier batido o Smoothie.

Por otro lado, contienen vitamina B y potasio, ayudando a que las funciones cerebrales. así como los músculos realicen su trabajo mucho mejor. Al ser baja en sodio, es la bebida perfecta para las personas hipertensas y si se sufre de colon irritable, esta es la mejor opción para disfrutar de un acompañante idóneo para el café.

Leche de Soja

Para realizar esta leche vegana, se comienza dejando remojar 200 gr de soja orgánica en suficiente agua durante 12 horas; se recomienda poner en el refrigerador durante este proceso. Al día siguiente, se tira el agua y se agrega a una licuadora, primero sola para romper el grano y luego se agrega un litro de agua y se licua todo muy bien. Para finalizar, se debe pasar la mezcla por una bolsa de tela o un colador de leche.

Es importante que esta preparación se cocine a fuego lento hasta que rompa hervor, luego se retira y repite todo el proceso de cocción hasta que deje de subir espuma. Se puede almacenar en el refrigerador hasta dos días.

Leche de soja

Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Esta versión es la que más se acerca a la leche de vaca, contiene aproximadamente nueve gramos de proteína por cada vaso, además de fibra, vitamina B1 y B2, Omega 3, fósforo, potasio y calcio. Algunos estudios establecen que es buena para disminuir la aparición de cáncer de próstata y la osteoporosis.

Leche de almendras

Esta segunda versión de una leche vegana es la preferida entre los amantes del mundo fitness. Su elaboración es muy sencilla, ya que solo requiere dejar remojando por 12 horas 250 gramos de almendras crudas; luego se trituran en una licuadora a o procesador junto a un litro a de agua limpia y se pasa por un colador de tela. Se puede refrigerar en recipiente de vidrio.

Cualquier tipo de leche vegetal se puede endulzar con dátiles, Stevia, miel o vainilla. Lo que le aportará un sabor distinto a la preparación.

Leche de almendras

Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

En cuanto a sus propiedades, es la mejor opción para aquellas personas que están realizando un régimen de pérdida de peso, ya que, en tan solo una taza, se puede contar con aproximadamente 30 calorías. Además, al poseer nutrientes que el cuerpo usa para transformar la grasa en energía hace que se pierda peso mucho más rápido. Asimismo, contiene vitamina D, A y B2; al no tener gluten es el sustituto perfecto para los pacientes celiacos.

Leche de avena

Esta bebida tiene un proceso de elaboración similar al de la leche de almendras. Se requiere que deje remojando durante aproximadamente 12 horas 130 gramos de copos de avena. Luego se retira del agua y se procesa junto a un litro de agua limpia y se termina el proceso pasando la preparación por un colador de tela. Se puede añadir una cucharada de aceite de coco, pero esto es opcional, ya que solo potenciará el sabor del resultado final.

El residuo que queda en la bolsa de tela se puede utilizar para realizar harinas integrales, en este caso de avena, las cuales pueden resultar como un sustituto para preparar bizcochos, panes, cupcakes o panquecas. Asimismo, se puede dejar refrigerándose por cuatro días en la nevera, si se coloca en un frasco de vidrio debidamente cerrado.

Leche de avena

Imagen recuperada de “hwww.hazteveg.com”

Una taza de esta bebida contiene el 36% de la porción de calcio recomendada por los expertos, en comparación la leche de vaca que tiene un 28%. Además, como pasa con el resto de las opciones, es muy buena para que las personas intolerantes a la lactosa la tomen. Al ser baja en grasas, es idónea para ayudar a las personas a perder peso a la vez que se alimentan de una forma correcta; por lo que contiene menos calorías que otras versiones.

Un vaso de leche vegana puede hacer la diferencia si se desea tener una alimentación más sana o si está buscando mejorar la salud, sin sacrificar todos aquellos postres que se elaboran con una bebida láctea. ¿Te atreverías a probarlas?

Quizás te pueda interesar: Los mejores suplementos para subir de peso que debes conocer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *